Jueves 15 de junio del 2017
Bell Ville, Cba. - Argentina
Director: Luis A. Giletta - 25 de Mayo 175 - Tel/Fax: (03537) 416789/414580/415080 - E-mail: luisgiletta@tribunabellville.com.ar - (2550) Bell Ville
secciones
servicios
TAPA IMPRESA
CLIMA EN BELL VILLE
 
OTROS MEDIOS
Bell Ville
Villa María
Leones
Córdoba
Nacional
Internacional
 
SITIOS DE INTERES
de Bell Ville
Municipalidad
de Bell Ville

________________________________
Fu.p.e.u.
_________________________________
 
Publicite
 

 

 

subir

subir

RAÚL GANUZA
Destino de micrófono

(por David Piccolomini)
En la canchita a cuyo costado derecho daban las pequeñas ventanitas de la escuela Hilario Ascasubi, las rodillas se pelaban con gusto. La arboleda circundante le otorgaba una presencia majestuosa de estadio multitudinario, sobre cuya escasa gramilla todos los elencos de la ciudad y el campo, se desvivían por corretear detrás de alguna de las pelotas Superval, de esas que, cuando se mojaban, no las quería cabecear ni el monumento a Sarmiento que pusieron adelante de la Estación...

Debajo de esos ejemplares botánicos, siempre se acostumbraba acomodar un veterano chatón -de, vaya a saber que color original- el que oficiaba, la mar de las veces, de apropiada cabina de transmisión.

Encaramado en ella, algunos habitantes de la vecindad -léase, barrio La Pirámide- aun prestan testimonio de que solía jugar a transmitir aquellos interminables encuentros de futbol, un inocente párvulo conocido luego como Raúl Ganuza...

-¿De cual de los Ganuza, me está usted hablando? -dirá la mayoría de los lectores de este prestigioso y bienintencionado periódico Tribuna.

-De cualquiera de los dos Ganuza, diré yo, haciéndome el vivo, ha sabiendas de que los Ganuza eran dos mellizos de reconocida fama por aquel sector.

Ocurre que, formalmente organizada, funcionaba desde el bulevar Ascasubi, para allá... una asociación de amigos llamada "La Barra de Ganuza" la que se ocupaba seriamente de colaborar con las instituciones de las inmediaciones. La escuela mencionada, recibía todo tipo de ayuda edilicia proveniente de las recaudaciones que "La Barra..." obtenía con sus famosas "pollas", antecedente histórico del posterior PRODE.

....................................................................

-¿Realmente eran tan exitosas esas "pollas", Raúl?

-Resulta que esas tradicionales 'pollas', en las que participaban personas llegadas de todos los confines de la ciudad, eran seguidas con suma atención desde los receptores de radio que existían en los años '70. Se escuchaban los partidos, exclusivamente desde el relato auto-rizado y creíble de José María Muñoz, en Radio Rivadavia. A la noche, ya se conocía quien o quienes habían resultado favorecidos con el premio en dinero prometido. Claro...Las veces que había tormenta, la descarga estática de los viejos receptores eléctricos, hacía imposible enterarse de las contingencias de cada partido, por lo que, para consagrar a los ganadores, había que esperar al día siguiente cuando llegaran los diarios de Córdoba, Rosario o Buenos Aires...

-Eran un suceso...

-Así es, se vendían muchos cartones, varios por persona...Por eso era que los montos alcanzados eran considerables, destinados a colaborar con la escuela o con alguna familia que tenía algún miembro enfermo... ¡Pensar que esa acción tan solidaria, surgía de la intención de "un boliche" donde se despachaban bebidas o servía para el esparcimiento de muchos trabajadores que hacían la pausa allí...!!

-Bien...En cuanto a ese destino de locutor...Ya estaba marcado desde esos tiempos, ¿Verdad?

-No, para nada...No me sentía con esa vocación...Yo solamente era muy alentado por mi madre para que aprendiera a leer y, para ello, me alcanzaba el diario junto con mi padre para que lo leyera en voz alta, corrigiendo mi dicción, únicamente.

Entonces me acostumbré a leer correctamente, de muy niño. Después, con el transcurrir de la escuela primaria, comencé a ser el encargado de leer en el grado, de recitar poesías en los actos de la escuela Ponciano Vivanco y, de adolescente, ser el presentador de las efemérides en el Colegio San José. Nunca estuvo en mis planes previos, hacer de la locución mi medio de vida.

Por eso, aprovechando que una hermana mayor vivía en Buenos Aires, me fui a intentar estudiar Química en la facultad. Para mi desgracia, ese año, junto con la llegada de la dictadura militar, se imple-mentaron los exámenes de ingreso, pero, con cierto costo económico al que no podía acceder por lógicas cuestiones económicas familiares.

-¿No pudiste ingresar en Química?

-No, lo sentí como la primera gran frustración de mi vida...No estaba acostumbrado a ese tipo de "fracasos"...Pero, para no volverme derrotado a mi pueblo, retiré una solicitud de ingreso en la Policía Federal. Yo sabía que, en esa época, sería muy difícil que me rechazaran por que se había abierto una gran convocatoria de aspirantes. Esa misma noche se lo comenté telefónicamente a mi madre, la que, llorando, me pidió que no lo hiciera por la situación tan difícil que se vivía. A cambio y, como para disuadirme, me preguntó... "¿Por qué no entrás de locutor en Radio Unión...? Yo me encargo de hablar con el director..."

-Te convenció...

-Fue la primera vez que alguien me recordaba mi probable capacidad como locutor de radio. Y, en verdad, hacía poco que había inaugurado la emisora local y tenía-mos contacto con uno de sus integrantes, Daniel Mesié.

-¿Así que te viniste?

-Llegué y esa misma mañana me reuní con Jorge Cané, el primer director, un tipo altamente ilustrado y conocedor del medio. ¡Me sentí como ante un tribunal de Medicina encabezado por Favaloro!!!

-¿Cómo te fue?

-Al rato, Cané le dijo a Osvaldo Etrat... "Preparalo al pibe, porque comienza a trabajar a la tarde..." Casi me desmayo, yo no había ni desarmado la valija, en mi casa...

-¿Cómo fueron los primeros tempos?

-Me enviaron a un programa de la noche...Con la colaboración en la mesa de sonidos del reconocido Raúl Vigna, hoy figura en Cadena 3...A los pocos días incurrí en mi primer "blooper", cuando le consulté a Vigna si Nino Bravo estaba vivo, o había muerto, pero sin darme cuenta que estábamos al aire...

-Después fuiste la voz del noticiario...

-Una de ellas. Eran tiempos en que, si desde el informativo de la radio se anunciaba que habría lluvia, todo Bell Ville y la región, salía con paraguas... Así de creíble era LV25...

-Contame una anécdota de esos momentos históricos...

-Me enviaron con el recordado Tulio Domínguez en la "Renoleta" de la radio, a cubrir la inauguración del Comando Radioeléctrico en Justiniano Posse, para realizar un enlace en vivo y directo con Bell Ville. Llegamos y nos dimos a conocer, ofreciendo nuestra mano, muy orgullosos de pertenecer a una emisora que se escuchaba en gran parte de nuestra región. Con la mejor sonrisa, me presenté ante un señor de gesto temible, petiso, muy entrado en carnes, dentro de un traje apretujado, al que me dirigí "¡Mucho gusto...!" Lejos de adelantar su diestra, el personaje me consultó de que medio éramos y, al escuchar "Radio Unión de Bell Ville, señor...", me respondió irónico "Soy el comisario Telledín...Esa radio está llena de zurdos y, yo, a los zurdos, me los como con manteca..." dijo, mientras se acariciaba su robusto brazo simulando ser un enorme sándwich...

Regresar a títulossubir

subir

La Biblioteca Cárcano recibió
a la escritora Viviana Rivero

El pasado sábado, el público colmó las instalaciones de la Biblioteca Popular Ramón J. Cárcano, para asistir a la presentación del libro "Sí", a cargo de su autora, la escritora cordobesa Viviana Rivero.

La organización estuvo a cargo de la institución, con los auspicios de la Municipalidad.

Precisamente, por el municipio se hicieron presentes el Secretario de Gobierno, Dr. Sebastián Bonini y los Directores de Educación y Cultura y de Recursos Humanos, Juan Manuel Castro y Prof. Ana Donetto.

Regresar a títulossubir

Visitas guiadas a la
Casa de la Cultura

La Dirección de Educación y Cultura de la Municipalidad, junto al Centro Municipal de Estudios Históricos de nuestra ciudad, realizan distintas visitas guiadas a cargo del Prof. César Cabanillas, de forma totalmente gratuita para todos los niveles del sistema educativo local y de la zona, garantizando así el libre acceso al conocimiento histórico-cultual de toda persona que lo desee, y al mismo tiempo favoreciendo la equidad e inclusión social.

De esta manera, se realizó una visita guiada para los niños de la Escuela "Vélez Sarsfield", la cual giró en torno a la historia de Bell Ville y la zona y el estilo de vida de las personas de los siglos XIX Y XX.

En la ocasión, los estudiantes tuvieron la oportunidad de realizar su propia interpretación de la historia local, y la reconstrucción cultural.

Regresar a títulossubir

Revalorizando el patrimonio
histórico y artístico

La Dirección Municipal de Educación y Cultura, junto a la Biblioteca Popular "La Posta", coordinan distintas actividades y entre ellas se encuentran las visitas guiadas que se realizan en el circuito histórico del predio del Ferrocarril, las cuales son gratuitas para las Escuelas.

La semana pasada los alumnos de primer grado, turno mañana, de la Escuela "Provincia del Neuquén", realizaron el recorrido, para conocer diversos aspectos históricos y artísticos del lugar.

La visita guiada estuvo a cargo de la Bibliotecaria de "La Posta", Alejandra Martínez.

De esta manera, la Dirección de Educación y Cultura de la Municipalidad, pretende revalorizar nuestro patrimonio histórico y artístico, el cual es el más importante del sudeste cordobés y su zona de influencia.

Regresar a títulossubir

Muestra fotográfica para
movilizar la memoria

El martes de la semana anterior quedó inaugurada en el auditorio del Colegio de Abogados de nuestra ciudad la muestra fotográfica itinerante "Entre Altares y pancartas, imágenes, luchas y memorias de la violencia institucional", bajo la organización del Profesorado de Educación Primeria de la Escuela Normal "José Figueroa Alcorta", conjuntamente con el Colegio de Abogados de Bell Ville. De la apertura de esta muestra participaron el presidente del Colegio de Abogados, Gustavo Hernández, junto a las docentes de la institución educativa local, Cristina Pratto y Soledad Galván, y los curadores y difusores de la muestra, Ayelén Koopmann y Agustín Villarreal.

Al habilitar la muestra, el Dr. Hernández señaló que "la defensa de los derechos humanos es una causa y un compromiso de todos los días y en todos los tiempos, y hay que despegarla de la cuestión emblemática de las terribles violaciones de los derechos humanos que acontecieron durante la última dictadura militar. Eso es memoria, para buscar la verdad y la justicia, pero aquí estamos hablando de la maldita policía, de chicos muertos por el gatillo fácil o suicidados por un servicio penitenciario de dudosa efectividad, perseguidos o estigmatizados por portación de rostro o portación de gorra, por ser simplemente encontrados caminando con una vestimenta que no se condice supuestamente con su nivel económico", describió el letrado, quien expresó el beneplácito de la entidad que preside ante la exhibición.

Se trata de una impactante muestra gestionada en conjunto entre el Instituto de Antropología de Córdoba (Idacor), el Archivo y Comisión Provincial de la Memoria, el Museo de Antropología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), la agrupación H.I.J.O.S. (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio) y la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) Córdoba, que aborda casos de violencia institucional desde el retorno a la democracia a la actualidad. Allí se reflejan "acciones y prácticas que realizan los familiares de adolescentes y jóvenes asesinados en manos de la policía para pedir justicia y conmemorar".

Como si fueran improvisados altares que se instalan en las casas de familia, cada estación representa la vida truncada de un joven asesinado, torturado o desaparecido en nuestra provincia hasta la actualidad, con fotografías caseras que los recuerdan cuando iban a la escuela, con sus amigos en al-guna actividad social o deportiva, con sus madres tatuadas, grafittis en las paredes, anotaciones, cartas, diplomas escolares y fotografías de álbumes familiares que representan el paso por la vida de estos jóvenes cuya existencia se vió truncada por la represión, la brutalidad o la delincuencia policial e institucional.

"La muestra pretende dar visibilidad a los sucesos de violencia institucional ocurridos en democracia, producto de la criminalización de los sectores populares, de su desigual acceso a la Justicia, de las prácticas policiales, y políticas de 'seguridad' que violan los derechos humanos", relató Koopmann, quien recordó que "esta exposición surgió como parte de la tesis de doctorado de la investigadora Natalia Bermúdez, del Instituto de Antropología de Córdoba de la Universidad Nacional de Córdoba y Conicet, y luego se fueron sumando tesistas de posgrado para aportar sus investigaciones".

Bermúdez investiga, hace diez años, redes de relaciones familiares, sociales y políticas vinculadas a muertes en contextos de violencia en barrios de sectores populares de la ciudad de Córdoba. Con su equipo, trabaja en Villa El Libertador, Villa El Nailon, Villa La Tela, barrio Alberdi y localidades como Capilla del Monte y Río Tercero, entre otros. La investigadora comentó que esta muestra es producto del proyecto de investigación 'Los muertos no mueren' sobre prácticas politicas vinculadas a muertes en contextos violentos. El objetivo del proyecto es indagar "cómo los familiares homenajean esa muerte y buscan que siga formando parte de los vínculos cotidianos de esas familias", señaló.

"Altares ubicados arriba de la heladera o en aparadores, lugares públicos dentro del hogar, acompañados de los objetos que les gustaban a los jóvenes, su música, sus bebidas preferidas, fotografías que rememoran ciclo de la vida familiar, son algunos de los objetos que encontramos y que forman parte de la muestra". Por otro lado, la investigación hace foco en la visibilización que adquieren las madres de los jóvenes asesinados, aunque también trabajaron con hermanos y vecinos.

Con una modalidad itinerante, la muestra va rotando por diversos espacios, escuelas secundarias, centros vecinales, legislatura, tribunales y centros culturales. Incluye imágenes de protestas, marchas, el costado más público y político de las luchas familiares, aunque el eje más importante está en la construcción de altares y grutas que toman protagonismo, no sólo por el tamaño de estas fotografías, sino también por la disposición escenográfica que adquieren a la hora del montaje. La coordinadora del proyecto que lleva adelante la muestra advierte que “si bien son prácticas que no suelen ser pensadas como políticas, lo son de una manera muy refinada, porque las familias buscan evitar la muerte social de los jóvenes y tornarlos dramas colectivos, a la vez que homenajean a sus muertos”.

En este contexto, las imágenes narran la vida de esas personas "que los medios de comunicación hegemónicos denominan como delincuentes, malvivientes, saqueadores. La imagen se vuelve testigo de la presencia humana más allá, nos cuenta la historia de esa persona, sus gustos y sus pasiones, retratados en los objetos que van dejando amigos, amigas y familiares en las grutas, qué hacía en el tiempo libre, con quién pasaba sus horas, quién era. Las fotografías de cartas y de álbumes familiares reconstruyen escuetamente la biografía del muerto. Cada vez que se monta, "la muestra nos recuerda las continuidades con el pasado reciente, no sólo respecto al accionar de las fuerzas de seguridad, sino también del pésimo funcionamiento de la justicia y de cierto apoyo de algunos sectores de la sociedad respecto del 'merecimiento' de la muerte. Pero también nos interpela desde algunas preguntas sobre la desigualdad de las víctimas, si pensamos que además estos jóvenes provienen exclusivamente de los sectores populares", describió.

 Regresar a títulossubir

Diseño y mantenimiento web Luciano Giletta